8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

La especialidad de Podología Geriátrica es la encargada del cuidado de los pies de nuestros ancianos. Aunque no le demos importancia, el cuidado de los pies de nuestros mayores es muy importante, llegando a prevenir caídas, su dependencia y dificultades de movilidad.

La podología geriátrica, además de cuidar los pies de nuestros mayores, previene caídas y dificultades de movilidad

El paso del tiempo pasa factura a nuestros huesos, articulaciones, músculos, … y a nuestros pies. Es importante estar atentos y acudir a revisiones periódicas con nuestro podólogo. Este puede detectar ciertas patologías que aparecen con el paso de los años.

Las lesiones en los pies más comunes que pueden aparecer son:

  • Los juanetes: Una deformidad en los dedos gordos. Se produce una protuberancia en el hueso
  • Pie valgo: El pie sufre una desviación del talón hacia fuera y su parte interior cae hasta el punto de parecer que toca el suelo. Esto puede provocar problemas para la hora de caminar. Normalmente requiere tratamiento
  • Pie cavo: Es el pie que presenta un arco más grande que un pie normal. Este tipo de pie suele ser menos flexible. El peso se condensa sobre todo en el antepié produciendo dolor
  • Pie varo: La planta del pie se desvía hacia fuera, llegando a apoyar los dedos anular y meñique
  • Espolones: Son concentración de calcio en los huesos de los pies. Suelen ser muy molestos y dolorosos

Además de las lesiones en los pies, los huesos y las uñas pueden sufrir ciertas alteraciones

Las más comunes son:

  • Callos: Son durezas de piel que se forman en los dedos del pie. La mayoría de las veces se produce por un calzado inadecuado
  • Duricia: Es una dureza de piel más grande que el callo. Normalmente se localiza en la planta del pie, sobre todo en el antepié
  • Ojo de gallo: Aparece entre los dedos y es muy doloroso.
  • Grietas: Se producen por la sequedad extrema de la piel de los pies. Normalmente aparecen en los talones. Son muy dolorosas y en algunos casos se pueden producir infecciones
  • Úlceras: Son lesiones que suelen aparecer por roce o presión del calzado
  • Lesiones en uñas: Puede aparecer onicorgrifosis, que es un grosor exagerado de las uñas; y onicodistrofia, que es una coloración o deformación de la uña.

La prevención es importante para no sufrir lesiones y alteraciones en los pies

Siempre decimos que en la prevención está la clave. Para prevenir esta serie de lesiones y alteraciones en los pies se pueden seguir una serie de recomendaciones:

  • Utilización de un calzado adecuado y de calidad
  • Hidratar correctamente los pies
  • Consultar con nuestro médico por si se necesita el uso de plantillas
  • Visitar periódicamente a nuestro podólogo. El cuidará de nuestros pies y nos aconsejará de cómo hacerlo en casa

Esperamos que este artículo “Podología Geriátrica” haya sido de su interés. Si es así, por favor compártalo con familiares y amigos en redes sociales.

“Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores  en Tenerife – Tegueste

Podología Geriátrica– Tercera edad

Para cualquier duda, consulta o si deseas más información puedes en contacto con el equipo de “Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies