8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

Comer de forma saludable es importante en todas las etapas de nuestras vidas. Comer de forma correcta, ingerir los alimentos adecuados y sanos puede prevenir la aparición de diversas enfermedades. La importancia de la alimentación en personas mayores radica básicamente en mejorar de forma sustancial su calidad de vida.

La importancia de la alimentación en personas mayores influye directamente en su calidad de vida

Siempre nos han aconsejado seguir una dieta sana y equilibrada. Esa es la base para prevenir innumerables enfermedades. En especial, se debe cuidar al máximo la alimentación en niños y en personas de edades avanzadas.

En edades avanzadas se producen ciertos cambios fisiológicos que influyen en la alimentación. Hay determinadas afecciones que afectan la salud del aparato digestivo o la salud oral. Esto requiere que los alimentos se ingieran de forma distinta. Se pueden elaborar con diferentes texturas que eviten riesgos de atragantamiento y que favorezcan la absorción de los nutrientes.

La edad también hace que los sentidos del gusto, olfato y tacto disminuyan. Esto, junto con otras enfermedades y la ingesta de medicamentos, fomente la inapetencia de nuestro ser querido. En este aspecto, se recomienda preparar alimentos variados. Para organizarnos mejor se puede elaborar un menú semanal variado. Podemos contar con la colaboración de nuestro ser querido y, en la media de lo posible, prepararles sus comidas favoritas.

La alimentación y la actividad física deben ir unidos de la mano, es indispensable realizar algún tipo de ejercicio a diario

Asimismo, en estas comidas debemos incluir alimentos sanos y que aporten los nutrientes necesarios. Su aporte energético debe ser adecuado a la actividad física que realice nuestro ser querido mayor. Deben aportarles proteínas, vitaminas, fibras, hierro, calcio y demás minerales esenciales.

No obstante, unidos de la mano va la alimentación y la actividad física. Es fundamental intentar realizar algún tipo de ejercicio físico diario. Simplemente pasear durante 30 – 40 minutos al día es altamente beneficioso. Les ayudará a ser más autónomos y a tener más apetito. Si nuestro ser querido no puede hacerlo por sí mismos, es un buen momento para acompañarlos y hacerlos juntos. Unir lazos y charlar animadamente.

La hidratación también es muy importante. El beber suficiente agua es indispensable para el buen funcionamiento de los riñones. Además ayuda a mantiene la temperatura corporal y ayuda a realizar una correcta digestión. Si la persona mayor le cuesta beber líquidos se puede optar por ingerir gelatinas o batidos de frutas.

Asimismo, si te ha parecido de tu interés este artículo «La importancia de la alimentación en personas mayores compártelo con amigos y familiares.

Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies