8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

Con el paso del tiempo nuestro ser querido mayor puede requerir de mayor atención y ayuda. En la actualidad, muchos de nosotros carecemos de tiempo para cuidar a nuestro mayor como se merece. En estos momentos puede que necesitemos la ayuda de un cuidador.

La elección de un cuidador para nuestro ser querido mayor dependerá básicamente del grado de dependencia de éste

Muchas familias se ven en la tesitura de recurrir a los servicios de un profesional cualificado para atender debidamente a su ser querido. Queremos darles lo mejor, pero el escoger a la persona correcta se nos hace un “mundo”.

Básicamente queremos que sean personas amables, cariñosas, que comprenda a nuestro ser querido y que posea conocimientos para el correcto cuidado. Pero antes de comenzar la búsqueda, debemos plantearnos el nivel de dependencia de la persona mayor. No es lo mismo una persona que tenga algún tipo de deterioro cognitivo que otra que sólo haya perdido habilidades físicas propias de la edad.

También se deben tener en cuenta el carácter de nuestro ser querido, costumbres y valores. Es importante que sean compatibles para que la convivencia sea buena. También es importante hacer un listado con las tareas que queremos que realice el cuidador. Algunas de ellas pueden ser tareas domésticas, administración de medicamentos, suministrar la alimentación, aseo del mayor, etc.

Antes de la selección del profesional se deben valorar distintos aspectos, como por ejemplo las necesidades, los gustos y el carácter del adulto mayor

Una vez realizado este pequeño estudio de lo que necesitamos, debemos valorar las cualidades del posible cuidador. Si la persona mayor puede participar en su elección, mucho mejor. De esta forma no lo verá como una imposición. A la hora de la elección se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Formación adecuada para el cuidado de personas mayores
  • Experiencia previa en estas labores
  • Educación y respeto por los mayores. Deberá ser una persona con paciencia y amabilidad
  • Empatía con nuestro ser querido mayor, que sea comprenderle

Una vez hayamos elegido al cuidador, habrá que pasar un periodo de prueba. Este periodo servirá para adaptarse el mayor a la nueva persona que se encargará de sus cuidados. Los cambios siempre cuestan aceptarlo, pero con un poco de paciencia y cariño todo saldrá bien.

Asimismo, si te ha parecido de tu interés este artículo «La elección de un buen cuidador» compártelo con amigos y familiares.

Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies