8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

Desde el año 2014, cada 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador.  Su finalidad es dar voz al principal apoyo de los enfermos. Estas personas se entregan de forma desinteresada al cuidado de sus personas queridas, descuidando en algunas ocasiones su propia salud.

El Día del Cuidador se celebra desde el año 2014 gracias a la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, al querer reconocer la gran labor que realizan

Los cuidadores son, en muchas ocasiones, los grandes olvidados. Su labor es vital a nivel social y sanitario. Tenemos que recalcar que dos de cada diez personas mayores tienen dificultades para realizar cualquier actividad cotidiana. Desde comer, vestirse, asearse, etc., necesitan ayuda para cada una de estas actividades. En nuestro país más de un millón de personas son dependientes.

Para cuidar de forma adecuada a estas personas dependientes se cuenta con cuidadores profesionales. Estos son una gran ayuda no sólo para el enfermo, sino para sus familiares. Gracias a su labor, éstos pueden seguir con su vida social y laboral perfectamente.

Cuando no se puede contar con la figura de un profesional, los familiares y amigos son esas personas, que de forma totalmente altruista se dedican en cuerpo y alma a sus seres queridos. Hay que recordar que cerca del 50 % de las personas dependientes son atendidas por familiares o amigos.

El 50% de las personas dependientes son cuidadas por amigos o familiares

Normalmente, la situación económica familiar es la que en muchos casos supone una barrera para poder contratar a un profesional. En este caso, se recurre a personas que en muchos no tienen la preparación y conocimientos adecuados. Estas carencias se suplen con el amor e interés que ponen en su ardua labor día tras día.

En algunas ocasiones, dependiendo del grado de dependencia del enfermo y de la afección que padezca, el cuidador puede sufrir el síndrome de la “sobrecarga del cuidador”. Éste manifestará tristeza, apatía, cansancio físico, depresión, malhumor, molestias físicas, etc.

El cuidado psíquico y físico de los cuidadores es primordial para que puedan seguir desarrollando esta gran labor. Se debe descansar de forma correcta, respetando las horas de sueño y practicar la siesta en la medida de lo posible. Igualmente se debe seguir una dieta sana y equilibrada que nos aporten los nutrientes que necesitamos para afrontar el día a día. Igual de importante es realizar algún tipo de ejercicio físico, como por ejemplo un pequeño paseo, pilates, yoga, etc.

Los cuidadores se deben apoyar a su vez en otros familiares o amigos. Es importante saber pedir ayuda cuando se necesite. Una simple conversación con un amigo servirá para salir de la rutina y desahogarnos. Cuidémosles para que puedan cuidar con esmero a nuestros seres queridos, los más vulnerables.

Si te ha parecido de tu interés este artículo «Día del Cuidador» compártelo con amigos y familiares.

Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies