8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

La disfagia es la dificultad para tragar. El esfuerzo que se hace para ingerir los alimentos es mucho mayor y requiere más tiempo. Es un proceso que en muchos casos suele causar dolor e incluso imposibilidad de tragar.

La disfagia es la dificultad o imposibilidad para la deglución, es decir, es la dificultad para tragar cualquier tipo de alimento, tanto sólidos como líquidos

Los adultos mayores y que, además, puedan estar afectados por algún tipo de patología son en mayor medida quienes pueden sufrir la disfagia. Las principales patologías que pueden presentar esta dificultad para deglutir son la demencia, Azlheimer, Parkinson, cáncer de cuello o cabeza, o que hayan sufrido algún tipo de accidente cerebrovascular.

Es importante estar atentos a nuestro ser querido mayor para poder detectarla. Hay una serie de síntomas que pueden dar indicios de su aparición. Se debe observar si la persona mayor puede sentir dolor al tragar o imposibilidad para hacerlo. Babeo. Voz ronca. Tener sensación de ardor o acidez estomacal de forma frecuente. Pérdida de peso repentina. Regurgitación, es decir regresar los alimentos a la boca. Sensación de atasco de los alimentos en garganta o pecho. Arcadas a la hora de tragar. Evitar algún tipo de alimentos por miedo al tragar.

Debemos estar muy atentos. Si se observa que la dificultad al tragar viene acompañada de pérdida de peso o vómitos, debemos acudir rápidamente al médico. Tenemos que ser conscientes que debido a la disfagia pueden surgir complicaciones graves. Algunas de estas complicaciones son: desnutrición, deshidratación, neumonía por aspiración y atragantamiento, llegando a producir la muerte.

Dependiendo la causa que produce la disfagia, existen dos categorías. La disfagia esofágica es la que da la sensación que los alimentos quedan adheridos a la garganta y se quedan atascados. La disfagia orofaríngea es la que hace que los músculos de la garganta se debiliten, produciendo ahogo, arcadas, tos, etc.

Las dificultades para la deglución no se pueden prevenir, pero la detección precoz y un tratamiento adecuado pueden reducir en gran medida los riesgos y complicaciones que vienen asociadas a la disfagia.

Asimismo, si te ha parecido de tu interés este artículo «Disfagia» compártelo con amigos y familiares.

Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies