8:00h a 15:00h: 922 544 602 | 24 horas: 922 150 296 (solo familiares de residentes)
Seleccionar página

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no genera la cantidad suficiente de la hormona llamada insulina que el cuerpo necesita. A medida que nos hacemos mayores existen muchas posibilidades de que aparezca.

La diabetes en personas mayores tiene una alta incidencia, según diversos estudios en España el 31 % de las personas mayores de 75 años padecen esta enfermedad crónica

La diabetes se caracteriza por los altos niveles de glucosa en sangre. Este azúcar proviene de los alimentos que consumimos. Al no poder generar el páncreas la cantidad correcta de insulina, la glucosa permanece en la sangre.

No podemos tomarnos a la ligera esta enfermedad, puesto que puede causar daños irreversibles en nuestro cuerpo. Puede afectar a nuestra vista, riñones, producir enfermedades cardiacas, etc.

Existen dos tipos de diabetes. La diabetes tipo 1 afecta principalmente a los niños. Las causas de su aparición no está clara, pero puede influir el factor genético, como acto autoinmune o por daños ambientales. La diabetes tipo 2 afecta principalmente a adultos mayores. Su aparición se debe principalmente a factores genéticos o hereditarios y a malos estilos de vida.

Para diagnosticar esta enfermedad a tiempo debemos conocer sus síntomas:

  • Aumento de apetito
  • Aumenta la sed y las ganas de orinar
  • Heridas o úlceras que no curan
  • Sentirse fatigado
  • Problemas en la vista
  • Hormigueo o adormecimiento en las extremidades
  • Pérdida de peso sin razón aparente

Una vez diagnosticada la diabetes debemos llevar un control exhaustivo, sobre todo en edades avanzadas. Este control hará que mejore la calidad de vida de la persona. Se deben adoptar unos hábitos de vida que sean más saludables. Se pueden seguir una serie de consejos que ayudarán a conseguirlo:

  • Actividad física: Es importante practicar a diario algún tipo de ejercicio físico. Ayudará a nuestro mayor a mantener la masa muscular y las articulaciones. Además ayuda a bajar de peso, manteniendo bajo control el colesterol, la tensión arterial, las enfermedades cardiovasculares y los niveles de glucosa en sangre
  • Mantenerse bien hidratados. Con la edad disminuye la sensación de sed, esto puede causar desequilibrios en los niveles de azúcar en sangre
  • Llevar una dieta saludable. Es importantísimo controlar los alimentos que se consumen. Como siempre decimos, la dieta mediterránea es la más beneficiosa para todos. Además, diversos estudios avalan sus beneficios para prevenir y controlar la diabetes tipo 2
  • Mantener a raya el sobrepeso
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco

Si te ha parecido de tu interés este artículo «Diabetes en personas mayores» compártelo con amigos y familiares.

Jardines de San Marcos” Residencia de Mayores en Tenerife – Tegueste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies